Memorando Memorando Logo

8 juguetes que marcaron nuestra infancia y toda una generación

escrito el ·
Memorias

Buscando en el baúl de los recuerdos, entre libros, juguetes, dibujos y alguna que otra carta, me he topado con la Game Boy. Sí, aquella maquinita en blanco y negro con apenas cuatro botones que era capaz de robarnos horas, incluso, de sueño. ¡Qué recuerdos!

No he podido evitar ponerle unas pilas y jugar con el cartucho que estaba puesto: Mario Bros. Ha comenzado el juego y, tras alcanzar 100 monedas y dos setas, inmediatamente mi mente se ha llenado de nostalgia y recuerdos, muchos recuerdos

Pero la Game Boy no es el único juguete con el que he crecido, si tu infancia también se ha desarrollado en los años 90 sabrás muy bien de lo que hablo. ¡Allá vamos!

Los 8 típicos juguetes de los años 90

  1. Furby: ¿quién no ha tenido un Furby? Aquella especie de búho de ojos inquietantes al que criar como si de tu hijo se tratara, es sin duda, el icono por excelencia de los 90. Fuimos muchas las que aparcamos las Barbies y muñecas por alimentar a nuestro monstruito.
  1. El Cocodrilo Sacamuelas: aunque este juego ha perdurado en el tiempo, cuando salió al mercado, ¡no había otro igual! La adrenalina que sentíamos por quitar un diente al cocodrilo sin que nos diera un buen mordisco, era impagable.
  1. Tamagotchi: era el enemigo número uno de los padres y profesores. Los de la generación del 90 todavía recordamos como si fuera ayer el pitido que emitía nuestro “bicho” cuando estaba hambriento, se había hecho caca o quería jugar; atemorizados por la posibilidad de que pudiera morir.
  1. Patitos Cua Cua: eran la versión doméstica de los típicos patitos de feria, pero mucho más simplificada. La verdad es que el nombre del juego le hace justicia, el graznido de los patos era tan intenso que éramos capaces de repetir durante días la sintonía del “cua, cua” como si de un hit se tratara.
  1. ¿Quién es quién?: ¿tiene bigote?, ¿es rubio?, ¿lleva gafas?… tantas preguntas por resolver y tanta diversión en un mismo juego que, años más tarde, se haría electrónico perdiendo la esencia de tumbar personajes con nuestras propias manos. ¡Sherlock Holmes a nuestro lado era un mero aficionado!
  1. Power Rangers: todos los niños tenían una figura de los Power Rangers que, al apretar el cinturón, volteaban su cabeza para dejar al descubierto su verdadera identidad. Realmente aquellos años fueron los de la fiebre de los Power Ranger, ¡estaban por todos lados!
  1. Play-Doh: el revolucionario mundo de la plastilina y sus infinitas formas llegó a nuestras manos gracias a Play-Doh y juegos como ‘Mis peinados preferidos’ o ‘Heladería mágica’. Lo mismo hacías una permanente ochentera, que un cucurucho de Stracciatella, ¡valía para todo!
  1. Pin y Pon: nada tenían que ver con los Playmobil o Polly Pocket, los Pin y Pon eran mucho más sencillos todavía. Con un cuerpo pequeñito y una gran cabeza, estos simpáticos muñecos cerraron la etapa más tierna de nuestra infancia.
Content Manager

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *